Este pequeño pueblo costero está bastante apartado, y, a menudo, su ubicación ha jugado un papel fundamental en su devenir histórico. Separado del resto de Mallorca por la Serra de Tramuntana, las generaciones más antiguas debían utilizar barcos para hacer posible un comercio de trueque. Así, no resulta sorprendente que Port de Sóller esté tan estrechamente vinculado a la navegación y al mar Mediterráneo.

Port de Sóller está rodeado por las imponentes montañas de la Tramuntana, y su propia ubicación convierte a este lugar en un enclave digno de ver. Destaca su enorme bahía protegida, salpicada por barcos meciéndose sobre el mar. Además, podrás deleitarte con las vistas al Mediterráneo y a los vastos campos de naranjos que se extienden ante ti.

El tranvía de un estilo que recuerda a la ciudad de San Francisco que conecta Sóller al Puerto de Sóller solía ser utilizado para transportar naranjas, pero ahora es utilizado como un agradable método de transporte para quienes quieren disfrutar de un lindo viaje que parece ser de otra época.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *